miércoles, 22 de febrero de 2012

EL PARO Y SUS PROBLEMAS


Los datos sobre paro de enero de 2012, suministrados por los Servicios Públicos de Empleo el pasado día 2 de Febrero, son altamente preocupantes. A los 4.422.359 desocupados que venían de atrás, hay que sumar ahora otros 177.470 más, lo que eleva la cifra de personas que quieren trabajar y no pueden a la espeluznante cifra 4.599.829 parados, un 4,01% más que en diciembre de 2011. Todo un record en la vida laboral española y una enorme tragedia para todas aquellas personas que no encuentran la manera de trabajar.
El paro femenino creció en enero en 98.815 mujeres, lo que representa un 4,47 más en relación con diciembre. Según el antiguo INEM, son 2.311.436 las mujeres paradas. El paro masculino aumentó 78.655 en el mismo periodo, lo que representa un 3,56%, y suma un total de 2.288.393 hombres parados. Si comparamos el paro de enero de 2012 con el registrado en enero de 2011, las diferencias son bastante más abultadas, ya que el paro masculino subiría en 183.154 personas, un 8,70% más y el paro femenino se incrementaría en 185.672 mujeres, un 8,73% más. Datos sumamente escalofriantes para uno y otro sexo, pero que aún se agravan más si tenemos en cuenta que la Seguridad Social perdió 283.684 afiliados.
Es más sangrante aún la situación laboral de los jóvenes entre 16 y 25 años. El desempleo juvenil bate todos los records del mundo civilizado. En España, al finalizar diciembre de 2011, un 48,70% de nuestros jóvenes carecían de un puesto de trabajo. Este colectivo duplica con creces la media europea, que está en  un 21,0%. Se llevan indudablemente  la peor parte de la crisis del desempleo. Y para colmo de males, muchos de ellos han perdido ya hasta la esperanza de encontrar un día un puesto de trabajo. No es de extrañar que muchos de esos jóvenes, los mejor preparados, piensen seriamente en emigrar al extranjero en busca de mejores oportunidades.
Todos estos datos sobre el paro en España, como ya hemos indicado, provienen de los Servicios Públicos de Empleo. Pero la realidad es bastante más cruel de lo que  estos datos reflejan. Esta estadística, que tiene carácter mensual, nos da exclusivamente el número de personas que figuran inscritas en las oficinas  del antiguo INEM, y no las que en realidad están paradas.  Desocupadas hay muchas más, ya que no son pocas las que han sido borradas de esas listas y otras que no fueron inscritas nunca. Para mitigar el terrible impacto de unas listas que crecían desmesuradamente, el intranscendente ministro de Trabajo Jesús Caldera redujo esas listas de una manera considerable.
Desde entonces, se falsea absurdamente la realidad borrando de las listas del paro a todos aquellos que no tienen trabajo y realizan supuestos cursos de formación. Son aquellos estudiantes forzosos que, según una expresión sumamente estúpida de Rodríguez Zapatero, "están trabajando por su país". Se excluye igualmente del paro registrado a las personas afectadas por un Expediente  de Regulación de Empleo, los famosos EREs. El camuflaje de parados es tal, que también quedan excluidos de esas listas los del Plan de Empleo Rural (PER) por percibir  un subsidio agrario y los que buscan su primer trabajo. A todos estos, el Ministerio de Trabajo, jugando una vez más al despiste y a la confusión, los incluye bajo un epígrafe que dice así “Demandantes de Empleo No Ocupados.
Todo esto quiere decir que, las listas del paro proporcionadas mensualmente por los Servicios Públicos de Empleo, se acercarían más a la realidad si las incrementamos en unos 800.000 parados más. Son bastante más fiables los datos que nos suministra la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística. Se trata de una investigación continua y de periodicidad trimestral, realizada por este organismo autónomo, mediante la cual conocemos detalladamente las personas que trabajan y las que están desempleadas. Según  la Encuesta de Población Activa, son personas desempleadas todas aquellas que, no estando ocupadas, han hechos esfuerzos concretos para encontrar un empleo, o están esperando a ser llamadas de alguna empresa.
Y los datos de la última encuesta, referidos al cuarto trimestre de 2011, no pueden ser más desalentadores. Según dicha encuesta, la tasa de desempleo en España al finalizar diciembre alcanzaba  el 22,85% de la población actica. Lo que quiere decir que son 5.273.600 las personas que cierran 2011 en la preocupante situación de desempleadas forzosas. Nunca en la historia de España un número de parados tan alto, y lo más descorazonador es que, según todos los indicios, esa lista de parados sigue creciendo alocadamente. Doblamos prácticamente la media de los países desarrollados, a años luz de Alemania y Francia. Nos sigue Grecia con un 19,20% de paro. Vienen detrás, a una prudente distancia, Lituania con un a tasa de paro del 15,00%, Letonia con el 14,80% e Irlanda con el 14,50%.
La economía española lleva muchos años, más de la cuenta, sustentándose en un modelo de producción bastante más intensivo en mano de obra que en capital, lo que es sumamente desfavorable en sí mismo. De ahí que se hayan primado sectores con muy poco valor añadido, como es el caso de la construcción y el turismo. Todo esto nos ha llevado a que el despido se convirtió desgraciadamente en el principal mecanismo de ajuste ante la imparable caída de la demanda. Y el Gobierno anterior no puso freno a semejante  desaguisado porque no supo o no quiso por el enorme coste político y personal que esto conllevaría, o, lo que sería aún peor, por cuestiones ideológicas como insinuó el propio José Luis Rodríguez Zapatero.
Por la incuria del Gobierno anterior y el egoísmo suicida de los sindicatos mayoritarios, estamos a punto de traspasar la línea, más allá de la cual ya no es posible el retorno. Así que el Gobierno de Mariano Rajoy, para evitar tamaño desastre,  no ha tenido más remedio que coger el toro por los cuernos y en menos de dos meses aprobó valientemente una serie de reformas cruciales, entre las que sobresale la reforma laboral. Es cierto que estas reformas, como ha reconocido el propio Rajoy, no van a "producir efectos en el corto plazo" por culpa de la situación económica que padecemos e incluso por el entorno europeo que nos rodea. Pero son sumamente necesarias si queremos sentar las bases para poder crecer sostenida y establemente  en un futuro no muy lejano.
Las distintas reformas que se han ido aprobando sucesivamente están más que justificadas para devolver a los trabajadores y a los empresarios la confianza perdida, ya que es la única manera de que superen juntos la crisis y el despido sea bastante menos rutinario de lo que es hoy. Esto supondrá necesariamente una pérdida de poder importante de las organizaciones sindicales y hasta de la patronal, lo que ha puesto en pie de guerra a los sindicatos mayoritarios y al principal partido de la oposición. Tal es así, que Alfredo Pérez Rubalcaba está dando pruebas fehacientes de que le importa muy poco nuestro hundimiento económico definitivo, si de él se deriva el fracaso rotundo del Gobierno del Partido  Popular.
El líder de la oposición pregona día y noche que el Gobierno que preside Mariano Rajoy “ha roto todos los equilibrios” del tradicional sistema de relaciones laborales y ha dado poderes omnímodos a los empresarios. Dice que “han creado un contrato con un año de prueba, o lo que es lo mismo, un año de despido libre y gratuito”. Insiste una y otra vez en que la nueva reforma laboral es, en realidad, una "enmienda a la totalidad al sistema de relaciones laborales". Que “es algo así como: o aceptas la bajada de salarios o ahí tienes la puerta y ésa no puede ser la fórmula para crear empleo en España". Y no contento con sus peroratas extemporáneas, anima a los sindicatos a que se movilicen y se adueñen de la calle.
Esta reforma laboral, según UGT y CC.OO, está pensada exclusivamente para satisfacer a los empresarios y a los mercados financieros. Claro que lo que más incomoda a una y a otra organización sindicalista es que, con esta ley, pierden poder y pierden dinero al verse privados de parte de las prebendas  de que disfrutaban. Para empezar, pierden la exclusividad de los cursos de formación, perdiendo así una importante fuente de financiación. A partir de ahora, las cuestiones empresariales se dirimirán dentro de la propia empresa y no en las sedes de las centrales sindicales. Dependiendo de la situación económica, los empresarios podrán pactar directamente con los trabajadores modificaciones de sueldos, horarios, descolgarse de los convenios colectivos y hasta iniciar un ERE sin autorización administrativa.
Los sindicatos mayoritarios no soportan esa perdida de protagonismo y mucho menos la perdida de dinero que lleva aparejada. A CC.OO y a la UGT les gustaría embarcarse sin más en una huelga general para paralizar de inmediato el país. Pero no se atreven, ya que han perdido su credibilidad por su complicidad con Zapatero en la gestión de la crisis económica. De momento se limitan  a convocar manifestaciones  por toda España. Quieren comprobar antes su poder de convocatoria que, de momento, no parece muy fiable.
Si los sindicatos quieren de verdad salir de esta y que se comience de una vez a aligerar esa enorme lista de parados, tendrán que aceptar el envite y prestar desinteresadamente su colaboración con el Gobierno. Si salen con la suya y logran dinamitar esa reforma laboral, podrían lamentarlo seriamente. O ponemos ahora en orden  nuestra economía, o algún día los sindicalistas se acordarían de aquel conocido poema, falsamente atribuido a Bertolt Brecht, y que no fue más que un sermón en la Semana Santa de 1946 del pastor luterano Martin Niemöller y que comenzaba así:
Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
Guardé silencio,
Porque yo no era comunista.
(…)
Y Martin Niemöller termina así su reconvención:
Cuando vinieron a buscarme a mí,
No había nadie más que pudiera protestar.
Los sindicalistas tendrían que cambiar la palabra nazis, por las palabras crisis económica, pero, si esto no se remedia, hasta los sindicalistas pasarían a engrosar más pronto o más tarde esas listas del paro.
Gijón, 16 de febrero de 2012
José Luis Valladares Fernández

29 comentarios:

  1. El paro es, ahora mismo, la lacra de este país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trecce:

      Desgraciadamente así es y, según todos los indicios, vamos a tardar tiempo en solucionar este dramático problema.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. El problema es que a final de año, querido Jose Luis, estaremos rozando los seis millones de parados y con un agrvante aún más terrorífico:más de dos millones ya no cobrarán ningún subsidio.

    La sociedad española es por compleo ajena al drama que se está viviendo en Cáritas y en los comedores sociales de parroquias de todo el país.
    Están absolutamente desbordados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia Pastor:

      Si no fuera por Cáritas, los pobres, que hoy día son muchos, habrían tenido ya que echarse a la calle, o dejarse morir de hambre. Menos mal que la Iglesia, tan vilipendiada por el dinero que recibe con la famosa X de la Declaración de Hacienda, sigue cumpliendo la Bienaventuranza del Evangelio, que dice "dar de comer al hambriento". No les dan de comer ni los partidos políticos que dicen que son los defensores de los pobres, ni los sindicatos. Es la Iglesia.

      Un abrazo, Natalia

      Eliminar
  3. Pero los sindicaliastas cuentan con la ventaja de que han amasado ya sus pequeñas fortunas que a buen seguro deben figurar el paraisos fiscales. Solo los tontos de base se quedarán con el culo al aire y para entonces ya será demasiado tarde.

    Si no colaboran por las buenas que se les retiren las subvenciones, de otra forma estaremos pagando la espada con la que nos van a decapitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Candela:

      Seguro que es así, ya que sen gastos suntuarios de los Sindicatos. Y teniendo en cuenta la cantidad de millones que se han estado embolsando estos últimos siete años, da para mucho más que los Rolex, comer en los restaurantes caros o emprender algún crucero de lujo por el Mediterráneo para preparar una huelga.
      Pero aunque hayan ya amasado mucho, no admiten que les recorten esos ingresos.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. En primer lugar José Luis, gracias por visitar mi blog, "El Bisturi" y además haberte registrado en el mismo. Dicho esto y ya haciendo alguna consideración al extenso escrito publicado, lamento no compartir todo lo que en él se expresa, por muy diversas razones.
    No considero al Gobierno anterior el culpable del monstruoso paro producido, porque los Gobiernos pueden hacer leyes para llevar a cabo políticas de empleo, pero el empleo real lo crean los empresarios.
    La crisis no ha sido un invento de Zapatero, ni de Rubalcaba. Hoy nadie discute que la crisis, es algo más generalizado y mundial y que la culpa no es de los gobernantes españoles o de cualquier otra nacionalidad y otra cosa diferente es que se pueda estar de acuerdo o no con la gestión de esa crisis.
    Tampoco se puede negar a estas alturas que una crisis tan brutal a quien más daño le ha hecho ha sido al Pais que más dependía de la construcción, facilitada esta por leyes, que no vamos ahora a decir quien o quienes las aprobaron. Ni se debe obviar jamás la parte de culpa que tiene la Sociedad Capitalista en la que nos movemos.
    El paro en la primera legislatura de Zapatero estuvo en el 8% y se creaban en España más puestos de trabajo que en toda Europa y el aumento del PIB era superior con diferencia a la media europea y eso tampoco se puede olvidar. Si Jesús Caldera infló o no los porcentajes..... lo dudo. No creo que un Ministro pueda hacer eso sin más
    La Reforma Laboral es un atraso importante en la conquista de los derechos laborales y entiendo que los Empresarios se sientan contentos, pero a los trabajadores les van a hacer mucho daño.Como es un atraso los recortes en Sanidad y Educación y solamente llevan dos meses.
    De los Sincicatos, mejor ni hablar, porque el descrédito que tienen y su poca credibilidad se la han ganado a pulso. Allá ellos, pero pagaremos nosotros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco 10:

      Yo, por supuesto, amigo Paco, no presumo de tener yo toda la razón ni mucho menos. Yo no echo la culpa del paro a Zapatero. De lo que sí le culpo es de que gestionó muy mal la crisis económica que, por supuesto afectó a todos los países. Con el PlanE, por ejemplo, se gastó muchísimo dinero en cosas superfluas, que estarán muy bien, pero cuando sobre el dinero. Empleado por ejemplo en abonar las deudas de las Administraciones, no hubieran cerrado tantas empresas dejando a muchos trabajadores en la calle.
      En cuanto a lo de Jesús Caldera, igual yo no me expliqué bien. Yo lo que he querido decir es que dictó unas normas para dejar fuera de las listas del paro a los que estuvieran haciendo algún cursillo.
      Lo demás ya sabes, son apreciaciones personales, ya que quizás cada uno de nosotros lo vemos de un color u otro, dependiendo de los cristales que pongamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Bueno amigo José Luis la nueva reforma no es para
    echar cohetes....tampoco sigue conforme el señor Feito
    que aparte de desgradar al parado y al trabajador con
    sus palabras en los medios de comunicación, más el apoyo
    de Rosell a este, hace pensar que aquí la lacra como lacra
    son más los de la CEOE, FMI,la Casta, y tantos otros que
    viven holgadamente de nuestros sacrificios, esos si
    que son una lacra de las buenas. El parado más que
    necesidad de pan tiene necesidad de respeto.
    Por otro lado tenemos otra lacra, los sindicatos, no los
    sindicatos de por si, si no quienes sin escrúpulos manchan
    tal nombre dejando desprotegido todo los derechos de
    los trabajadores...se han montado sus pequeñas mafias
    sobre cursos, búsqueda de trabajo, subvenciones ...etc,
    tan descarados que dan asco, eso si este año tienen un
    20% menos para sisar...vergüenza hasta donde han llegado
    los sindicatos con todos estos personajes teatreros, tan
    parásitos como sus amigos los políticos. Lacra es tener
    unos empresarios llorando y después llevan las ganancias
    a paraísos fiscales, lacra son esas empresas que con
    subvenciones millonarias (del erario publico) además de
    tener ganancias suculentas se permiten el lujo de despedir
    a miles de trabajadores como el caso telefónica en el 2010
    y como esta otras, lacra son muchas cosas más que hacen que
    el ciudadano viva precariamente, un parado no es una lacra,
    los parados no somos lacra, menos cuando uno lleva toda la
    vida trabajando y en menos que te lo piensas estás en la
    calle, el paro es el reflejo de la lacra que los demás
    llevan a esa situación, como lo dicho anterior.
    La CEOE propone más todavía al gobierno del chuches, no se
    conforma con dos años de congelación de sueldos para los
    trabajadores, pide el tio 5 años, entre otras lindezas de
    ser Feito el cerebro de la CEOE ya te digo si por este
    fuera 15 horas diarias de trabajo y sin cobrar...muy
    mala leche hay que tener cuando se habla de parados y
    trabajadores como mercancía y como números, es aberrante.
    Dar poder a las ETTs es la locura más grande que se ha
    echo si antes eran unos ladrones ahora ya ni te digo, por
    lo pronto trapichean con los parados en busca de mano de
    obra barata especializada, polivalente y sumisa, de vergüenza,
    se de algunos casos, lo suelen hacer con las instituciones
    de LANBIDE,SEPE, INEM..ETC de verdad de vergüenza la mafia
    montada en lo laboral hacia los parados. Volver al sistema
    laboral Franquista y lo de ahora es lo mismo. Mi opinión
    sobre la reforma es claro está en contra, se la pueden meter
    donde les quepa, nos vacilan y eso para el pueblo
    es peligroso, después de las elecciones de Andalucia y Asturias
    ya veremos al lobo más claro y ganar por mayoría no quiere
    decir hacer las cosas como quieran el pueblo está para algo creo yo,
    como mínimo nos deben es respeto.
    Un abrazo José Luis .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E..P..:

      Yo, amigo E..P.., creo que hay trabajadores honrados y empresarios honrados. Habrá también aprovechados, como en todos los órdenes de la vida. A mi desde luego, no me entra en la cabeza que un empresario cuya empresa marche bien y gane dinero, cierre la empresa por capricho y mande a sus empleados a la calle. Las más de 200 empresas que cerraron el año pasado, cerraron porque se quedaron sin medios, muchas ahogadas por las deudas de las Administraciones con ellos. Otras porque se cerraron las lineas de crédito y al no poder financiarse, no les quedó otro remedio.
      En cuanto a la nueva ley laboral, no se qué resultado dará. No se si estaré equivocado, pero por lo que yo conozco de otros países europeos, esta va en esa linea, quedando aún muy corta. De todos modos el tiempo dirá si da resultado o no lo da. Yo por eso, ni la alabo, ni la critico. Espero a ver cómo pinta.
      Que hay mucho aprovechado, si. Y siempre lo habrá con unas normas o con otras.

      Un abrazo, amigo E..P..

      Eliminar
  6. No recuerdo haber visto tan jodido este país. Esta crisis es considerablemente peor que la de después del 92.

    Coincido contigo en que lo de las estadisticas es el descojono, pero no sólo las del paro. Recuerdo que al albur de la conveniencia del gobierno de turno, igual me da de unos que de otros, las del IPC han sufrido modificaciones de juzgado de guardia, para dar unas cifras "convenientes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe Deapié:

      Suele ocurrir. Tratan siempre de adobar la píldora, camuflando datos para dar una visión más agradable de la situación.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Con casi 6 millones de parados para 2013.La situacion puede ser muy volatil,Y el PSOE tendra las masas preparada para algo mas que huelgas generales,Y encima esta reforma laboral le da mas municion.un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agustín:

      Los socialistas se inventan lo que sea, para disimular la tremenda realidad a sabiendas de que están mintiendo. Lo de los brotes verdes no era otra cosa.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Perfecto escrito, José Luís, en el que abordas uno de los cánceres de este país.
    Yo, bajo mis convicciones liberales, creo que la reforma se queda corta en todos los puntos que en ella se tocan.
    Pero aún queda mucha mentalidad marxistoide y mucho materialismo histórico entre los españoles, así que las soluciones no son vistas como tales, sino como agravantes del problema.

    Un abrazo, José Luís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Herep:

      Claro que se queda corta. Pero es que en la derecha están tan acomplejados, que no se atreven a tomar el toro por los cuernos y cortar por lo sano. Pero bueno, algo es algo.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Yo no creo que exista una solución fácil o al alcance de la mano que satisfaga a todo el mundo, además, cada partido persigue motivos personales, de eso estoy convencido, cada vez creo menos en el altruismo, la verdad. Critican a los que están ahora, pero quienes critican no creo que redujesen la lista del paro en un abrir y cerrar de ojos, también expondrían sus dificultades y dirían que esto va a llevar tiempo, pues esa es la cruda realidad. Conseguirá empleo gente y lo perderán otros, pero tendrán más posibilidades de encontrar empleo. Si alguien conoce una fórmula mejor, factible, que lo diga, que a España le vendrá de fábula. Buen artículo como siempre. Luego están las entelequias, que si debían quitarle más a los que más tienen, que es una vergüenza que haya gente que gana millones de euros... eso lo sabemos, otra cosa es erradicar eso, que me suena a entelequia. Siempre hubo poderosísimos y pobrísimos y no creo que este gobierno ni el que venga dentro de un siglo vaya a cambiar eso. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VÍCTOR VIRGÓS:

      Claro que la solución no es nada fácil. El grado de deterioro de nuestra economía llegó tan lejos que va a costar sudor y lágrimas enderezar este entuerto. Le sobró casi un año a Zapatero. Entonces hubiera sido más fácil nuestra recuperación.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. La cifras son contundentes.
    Estoy de acuerdo que puede haber aun mas paro, muchos jóvenes retoman sus estudios por falta de expectativas laborales y son borrados de las listas.
    En cuanto a la batería de medidas importantísimas que está tomando el gobierno, ya se verá si tendrán mayor o menor acierto, pero desde que comenzó la transición, ningún gobierno había hecho en 60 días tantas reformas y de ese calado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helio:

      Las medidas que está tomando el Gobierno, aunque algo escasas, son correctas y, aunque tardarán, terminaran por surtir efecto y comenzaremos a salir de esta.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Yo estoy de acuerdo con muchas cosas de la reforma laboral, aunque creo que se ha quedado corta en no añadir de paso una Ley de Huelga y no hacer nada con las cotizaciones, tampoco han simplificado contratos como de decía y creo que es un error, pero me parecen muy bien la flexibilidad y que los sindicatos pierdan capacidad de maniobra en los convenios, eso es fundamental para que las cosas empiecen a moverse y a funcionar, y conseguir que de una vez fluya el crédito es primordial.

    Sin embargo, no apoyo el impuestazo, aunque considero que es una condición impepinable puesta por Europa.

    Cruzaremos los dedos para que consigamos sacar esto adelante, aunque no va a ser a corto plazo y los que más culpa tienen de haber llegado a esto lo van a tratar de impedir por los medios ya de sobra conocidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribeluca:

      Aunque son correctas, yo también creo que debieran haber sido más valientes para ir más lejos con las medidas tomadas. Veremos si son suficientes para salir, aunque con dificultad, del pozo en que nos habían metido.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola José Luis,lo peor está por llegar,España se subió en su día al boom de la construcción, la burbuja explotó y toda esa gente sin cualificar, sin más preparación que su voluntad se quedó sin trabajo..dónde los vamos a recolocar ahora..??
    Si las listas del Inem,están repletas de ingenieros, de médicos, de abogados, de gente cualificada...que esperanza tienen todas esas miles de personas que no tienen preparación..?
    El problema amigo, según mi modesta opinión es muy profundo..
    Por supuesto que gobiernos anteriores con sus sindicatos, no han estado a la altura, el pan para hoy, hambre para mañana lo tenemos delante de nosotros...y no ha esperanza de segundo plato...si tiras del ovillo es aún más desolador...gente sin poder pagar sus hipotecas, sus alimentos básicos...los que crearon la crisis, bancos a al cabeza, ahora se benefician de los de siempre, del pueblo...y me da que esto amigo desgraciadamente sólo es la punta del iceberg...ojalá me equivoque....
    Gracias amigo, pasa buen día, besos obnubilados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. don vito andolina:

      Nos va a costar Dios y ayuda para recuperar nuestra economía. Y como es natural, lo van a tener bastante más difícil los que carezcan de una formación específica y suficiente. De todos modos, habrá que intentarlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Amigo José Luis, parece ser que la manipulación de los números ha sido la mayor y única aportación que ha echo el anterior gobierno para disminuir el número de parados.
    Ahora al menos se está intentando dar un giro que no digo yo que sea suficiente, pero que al menos es un comienzo. Quien crea que por hostigar al empresario se va a crear mas empleo está listo y eso es lo que ha estado haciendo el anterior ejecutivo en clara sintonia con los sindicatos.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CASASREALESDESNUDAS:

      Desgraciadamente son muchos más los parados que los que indican las estadísticas. Y de ellos un buen número con todos los miembros de la familia en el paro y sin prestaciones ya. Cada vez tenemos más pobres que tienen que vivir acudiendo a Cáritas y a buscar comida en los contenedores de basura colocados en las proximidades de los Supermercados. Toda una vergüenza.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Acabo de descubrir tu blog a través de un comentario tuyo en otro, y esta entrada me interesa mucho leerla, porque yo estoy en paro, como otros muchos cinco millones más, esto no tiene fin, es el cáncer de España-

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. El paro es también una oportunidad si cambiamos nuestra mirada, si dejamos de pensar cómo nos invitan a hacerlo los medios masivos de comunicación, si superamos nuestra propia educación ...
¿Te parece imposible? Precisamente esta palabra es la que nos mantiene encerrados en la vieja mirada, con los viejos resultados ...
Te invito a pensar fuera de lo establecido, más allá de los límites en que nos hemos encerrado ¿Te apetece conocer nuevas propuestas a la crisis ...? ¿Te atreves a mirar diferente ...? Si es así, te propongo acompañarme en la siguiente charla: 

http://vimeo.com/38157804

    ResponderEliminar