domingo, 25 de diciembre de 2016

LA CLASE MEDIA ESPAÑOLA

Es verdad que hay muy pocas cosas que haga bien la izquierda española. Y entre esas muy pocas cosas está, cómo no, manejar e instrumentalizar la opinión pública para camelarla y conquistar sus favores. Y lo ha hecho de manera tan magistral, que ha gozado habitualmente de cierta impunidad social. De ahí que, hasta los escándalos graves de corrupción que salpican al PSOE, sean tildados frecuentemente de esporádicos incidentes testimoniales o, como mucho, de simples meteduras de pata.
Los miembros de esa izquierda han utilizado tan acertadamente su hegemonía y su destreza  propagandística que, una buena parte de los ciudadanos, terminó aceptando que el Partido Popular era intrínsecamente malvado y deshonesto, y que las gentes de la izquierda eran ética y moralmente muy superiores a las que militan en la derecha. Y su propaganda llegó a ser tan convincente que, hasta ellos mismos terminaron creyéndose sus propias patrañas.
El Partido Popular, por ejemplo, siempre que ha tenido responsabilidades de Gobierno, ha terminado actuando de forma claramente timorata y acomplejada y siempre ha terminado traicionado por su propio subconsciente. Actúa siempre como si, en realidad, estuviera suplantando a la izquierda y se avergüenza  de su propia actuación.  Buena prueba de ello es que, cuando casualmente ha llegado al Gobierno, no se ha atrevido jamás a derogar ninguna de las leyes ideológicas que haya promulgado un Gobierno del PSOE.
 Los socialistas, en cambio, piensan que nadie está tan legitimado como ellos para administrar y  gobernar el país. Pero, eso sí, sin renunciar jamás a su inveterada costumbre de manipular y falsificar de manera sistemática todo lo que tocan. Y aunque protestan airadamente cuando les castigan las urnas, confiesan que no hay nadie tan demócrata como ellos. Y su atrevimiento llega aún mucho más lejos, dando a entender que, gracias al sistema económico, político y social implantado por el PSOE, España goza de un Estado de bienestar francamente envidiable, creando así la famosa clase media.
Y aunque los hechos les delatan, los socialistas no se inmutan y siguen mintiendo descaradamente,  con desparpajo y hasta con una buena dosis de chulería. Pero no es lo mismo predicar que dar grano. Desde que, en España, se instituyeron los nuevos reinos de taifas, Andalucía ha estado siempre gobernada por el PSOE. Y si entonces esta región estaba indiscutiblemente en la cola del desarrollo, después de tantos años de Gobiernos socialistas, las diferencias económicas con las demás regiones, han continuado aumentando. Esto indica que la propaganda del PSOE es tan falsa como la foto del fotoperiodista Robert Capa, en la que aparece un miliciano de la Guerra Civil española, simulando haber sido alcanzado por una bala.

En España, es verdad, no hubo clase media hasta mediados de los años sesenta del pasado siglo. Y para complicar más las cosas, los españoles tenían que hacer frente a una situación de postguerra extremadamente dura y complicada. Pero aun así, un sector importante de la población logra abandonar el hambre y la miseria y empieza a disfrutar de cierta prosperidad. Comienza haciéndose con un trabajo estable por el que percibe un salario fijo y seguro. A base de sacrificio, logra hacerse con una vivienda en propiedad y un medio de transporte particular, y consigue, incluso,  disponer de algunos ahorrillos en el banco.
Y es así, con este admirable viaje “de la alpargata al seiscientos”, que nos describe Juan Eslava Galán en una de sus interesantes novelas, aparece en España, por primera vez, la clase media. Y aunque habrá mucha gente que no quiera reconocerlo, fue precisamente el denostado Francisco Franco, ¡quién nos lo iba a decir!, el verdadero impulsor de esa  clase media española.
Es evidente que, en economía, los conocimientos de Franco eran más bien escasos y rudimentarios. Y en consecuencia, siempre que tenía que tomar decisiones económicas, consultaba a sus ministros falangistas, que pasaban por ser auténticos expertos en esa materia. Pero como todos esos ministros falangistas, además de sentirse atraídos por las doctrinas de Mussolini, eran rabiosamente antiliberales, intentaron formar un Estado corporativo y autárquico y excesivamente intervenido y regulado.
Y al coincidir un exceso absurdo de intervencionismo político con el aislamiento internacional al que estábamos sometidos, dio lugar a una especie de coctel explosivo, que llevó  a España al borde mismo de la quiebra o bancarrota económica y dio lugar a serios problemas de convivencia. Intentaron entonces dar vía libre a la inflación, con aumentos salariales desproporcionados y por decreto. A comienzos del año 1957, la situación era ya francamente insostenible, lo que obligó a Franco a buscar otro tipo de soluciones, que tomó sin pestañear.
Prescindió, sin más, de los ministros  estrictamente políticos, que estaban demasiado contaminados con el nacionalsocialismo de la época. Ante semejante solución, lo más granado del régimen se rasgó las vestiduras y puso el grito en el cielo. Pero Franco se mantuvo firme y rompió una lanza a favor de un nuevo equipo económico, joven e independiente, y sin otras afinidades políticas, que ser miembros del Opus Dei. Estamos hablando de Mariano Navarro Rubio, que se convierte así en ministro de Hacienda, y de Alberto Ullastres, que asume la comprometida cartera de Comercio.
El cambio en las finanzas del Estado no se hizo esperar y comenzó a funcionar la economía, de manera un tanto tímida al principio, es verdad, pero de manera decidida y sin titubeo alguno. Al abrir la economía española al mundo y dejar que la peseta fluctúe libremente en el mercado de divisas, la inflación se redujo notablemente. El Estado recuperó cantidades importantes de dinero, que había invertido en negocios francamente ruinosos, que volvió a reinvertir, pero esta vez en inversiones claramente rentables, lo que derivó, cómo no,  en la creación de empleo netamente productivo.
Así fue como comenzó a funcionar el famoso “Plan de Estabilización”, puesto en práctica por el nuevo equipo económico del Gobierno, generando unos beneficios francamente insospechados hasta entonces. Gracias a ese plan, la balanza de pagos ya obtuvo superávit en 1960 y las reservas de Estado pasaron rápidamente de cero a 500 millones de dólares. Para sacar más partido  a dicho  “Plan de Estabilización”, el Gobierno creó en 1962 la Comisaría del Plan de Desarrollo, de la que se encargaría Laureano López Rodó, primero como comisario y, más tarde, como ministro.
Y si comenzaron a soplar vientos favorables para la economía española con el nuevo “Plan de Estabilización”, la situación mejoró aún más con el inicio de la guerra fría, esa especie de histeria anticomunista que acabó con los últimos vestigios del aislamiento diplomático de España. La creciente hostilidad hacia la URSS, llevó a  Estados Unidos a restablecer relaciones diplomáticas con España, que Franco supo aprovechar para mejorar las expectativas del régimen. Se firmaron unos Acuerdos Bilaterales, gracias a los cuales, España comenzaría a beneficiarse de las ayudas del llamado Plan  Marshall. Como contraprestación a esa ayuda, se permitiría  la instalación de bases norteamericanas en territorio español, que eran básicas  para la nueva estrategia anticomunista de los americanos.
Con el apoyo de Estados Unidos, la situación en España cambió radicalmente. Antes no invertía aquí nadie, ni un dólar por equivocación. A partir de la bendición oficial estadounidense, comenzó a llover dinero en forma de inversión extranjera de manera inesperada. Y España, a partir de entonces, dejó de ser un país apestado para convertirse en un país de moda. Y esto se tradujo, a lo largo de la década de los sesenta, en un crecimiento medio anual de un 7%, impensable unos pocos años antes. La típica España rural comenzó a dejar paso a una España más industrial. La población española comenzó a abandonar el campo y a concentrarse en las ciudades, donde poco a poco fue alcanzando las comodidades que, hasta entonces, estaban reservadas al primer mundo.
Llegó el año 1974 y, para entonces, España era ya la décima potencia industrial del mundo y el español medio comenzó a disfrutar del automóvil particular, de los electrodomésticos, de las vacaciones en la playa o donde hiciera falta y con un nivel de renta totalmente comparable al de los italianos. Y así es como nació la clase media española, que pasó a ser la obra más perdurable del franquismo y que, a pesar de los continuos ataques actuales, sigue ahí impertérrita y aguantando maravillosamente el temporal.

Gijón, 23 de diciembre de 2016
 José Luis Valladares Fernández

5 comentarios:

  1. Creo que la clase media eclosionó en España gracias a los ciudadanos y a que era lo que tocaba en aquel tiempo y no gracias a Franco que, por cierto, también nos dejó otras cosas, como la monarquía corrupta que padecemos y los diputados que votaron la reforma política que nos ha llevado a donde estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fuer Franco el que implantó directamente la Clase Media. Carecía de conocimientos económicos suficientes para lograr semejante empresa. Pero dejó trabajar a un equipo de ministros que sí sabían lo que hacían y que lograron lo que no consiguieron generaciones enteras de políticos que les precedieron.

      Eliminar
  2. Son expertos en agit-prop...

    El turismo sin duda y consiguiente aperturismo de la última etapa a partir del sesenta y tantos ayudaron a engrosar la clase media que hasta entonces era escasa, en aquellos tiempos consistía por cierto en estar pluriempleado para poder acceder a un Seat 600 o salir de veraneo, así que comprendo que entonces fuera la repanocha pero nada comparable a las cosas que disfrutamos actualmente; por cierto, es paradójico que también se invirtieran dineros en nuestra industria automovilística- por ser de los ejemplos más conocidos- porque era mano de obra más barata entonces que en otros países europeos y ahora cierta gente quiera volver al proteccionismo y critique los males de la globalización.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dada la situación política que arrastrábamos los españoles, tiene mucho mérito el saber sobreponerse y poner en marcha ese despegue económico de la clase media española

      Eliminar
  3. eToro is the #1 forex broker for beginning and full-time traders.

    ResponderEliminar