jueves, 19 de enero de 2012

DISPARATES DEL LAICISMO MODERNO

Los españoles hemos perdido prácticamente toda nuestra capacidad de asombro.  Vivimos en una sociedad donde puede suceder cualquier cosa por extraña que nos parezca, sin que quede margen alguno para la sorpresa. Desde que José Luis Rodríguez Zapatero llegó a La Moncloa, hasta lo  más imprevisible puede hacerse real sin que nadie se extrañe por ello. Cuando menos lo esperes te encontrarás con alguien que pretenda poner límites  a la libertad de practicar alguna de las religiones positivas, sobre todo del cristianismo, y lo hace precisamente, según dice, para mejorar la práctica de esa libertad individual y colectiva.

Y para coartar o poner trabas al cristianismo, nada mejor que readaptar las costumbres y los ritos católicos a los nuevos aires del laicismo o relativismo moderno. No cabe duda de que así nos olvidaremos pronto de lo que en realidad nos importa, de lo que nos trasciende y nos dignifica moralmente. Y si nos olvidamos de lo que  da sentido a nuestro existir y no a nuestro vivir, les resultará mucho más fácil constituir una nueva iglesia civil y laica, que es lo que realmente pretenden. Con esta malsana intención,  pusieron en marcha el matrimonio civil. Las bodas civiles hoy día pueden compararse ya, en número y magnificencia,  a los matrimonios religiosos. Únicamente les falta un detalle, que de momento no se celebran en una iglesia, pero todo se andará.

Después de los matrimonios civiles, le toca el turno a los bautizos laicos, que se instauran en febrero de 2007. ¿Qué mejor que un bautizo para dar la “bienvenida democrática” a los recién nacidos a la sombra de los principios de libertad, igualdad  y fraternidad o respeto, heredados de la Revolución Francesa. El ceremonial utilizado es muy similar al religioso: se impone el nombre al neófito y, después, el oficiante da lectura a los artículos 6, 12 y 27  de la Declaración de los Derechos del Niño y la Niña, aprobada por las Naciones Unidas en noviembre de 1989. Recuerda, además,  el artículo 27 de la Constitución, que hace referencia a la educación del niño y finaliza el acto con la firma de la Carta Municipal de Ciudadanía del Niño, en el que los padres se comprometen a defender los derechos de los niños.

El primer niño bautizado civilmente en España fue Marcel Planell, cuya ceremonia laica tuvo lugar en el Ayuntamiento barcelonés de Igualada. El segundo se celebró en el municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid y el tercero en el municipio malagueño de El Borge en la comarca de Axarquía. Desde aquellas fechas hasta ahora se han ido multiplicando los padres que piden para sus hijos esta alternativa laica al ritual cristiano del bautismo. Ha adquirido tanta importancia el bautismo civil,  utilizado para dar la bienvenida ciudadana a los recién nacidos, que la Generalitat de Cataluña ha editado ya un detallado “ritual litúrgico laico” para bautismos, matrimonios y exequias.

Ha habido una empresa en Galicia, la viguesa Brunet y Conde que, para solemnizar el bautismo laico, ha desarrollado todo un ceremonial privado, bastante más pomposo y atrayente que el que se pueda celebrar en los juzgados o ayuntamientos. Fue precisamente esta empresa la que se encargó de organizar en Redondela la ceremonia laica  del bautizo más fastuoso de los celebrados hasta ahora. Pero el bautizo laico más aireado por los medios de comunicación fue, sin duda alguna, el del niño Leo, el  hijo de Cayetana Guillén Cuervo y Omar Ayyashi, celebrado en la Casa de la Panadería de Madrid. La popularidad de los padres de Leo y la significación política del oficiante, el concejal de Madrid Pedro Cerolo, dieron a este bautismo laico una relevancia mediática desmedida. Después de bendecir “democráticamente” al hijo de Cayetana  Guillén, Cerolo pidió al Ayuntamiento que abriera “un registro y un protocolo” para registrar debidamente estos actos de acogimiento civil.

Si se celebran bautismos alternativos al religioso, es normal que se programen  primeras comuniones laicas y que lo hagan con el mayor boato posible. El alcalde de Rivas-Vaciamadrid, José Masa Díaz, en vista del notable éxito alcanzado por los bautismos civiles, quiere celebrar también primeras comuniones laicas. Los destinatarios de esta nueva ceremonia profana, en todo muy similar a la primera comunión religiosa,  serían los niños de entre 8 y 10 años. Es normal que estos niños, siempre que lo soliciten sus familias, puedan tener también unas fiestas de comunión, a las que se han dado en llamar “fiestas del florecimiento”.

Aunque no hay nada más surrealista y absurdo que, abominando de la Iglesia y de todo lo que esta significa, se procure imitar sus ceremonias religiosas, utilizando incluso hasta los mismos gestos y las mismas palabras. Y para seguir en la onda del disparate, no tardaremos en ver “confirmaciones civiles” y, por qué no, “misas laicas”. Siguiendo el ceremonial laico preestablecido, la “confirmación civil” se celebrará probablemente cuando los jóvenes cumplan los 18 años, para que puedan jurar sobre la Constitución que observarán  fielmente los distintos valores democráticos sancionados oportunamente por los actuales prebostes del laicismo.

Y la misa laica no es un invento puesto en marcha ahora por los actuales apóstoles del laicismo moderno. Viene de muy atrás. Los regímenes comunistas y los nazis, ya intentaron en su día crear una iglesia paralela a la oficial, aunque fracasaron en el intento. Es lo que intentan ahora los nuevos profetas de lo políticamente correcto, instaurar por fin esa religión laica, que sirva de base a la moral personal de los distintos miembros de la misma. Y para buscar adeptos y embaucar a incautos, ejercen  un proselitismo extremadamente más agresivo que el practicado en otras épocas por los católicos y que ellos tanto han criticado.

Y además de parodiar los cultos cristianos, copiando lo más exactamente posible sus ritos y ceremonias religiosas, se apropian también de los nombres que habitualmente ha utilizado la Iglesia para dar nombre a sus sacramentos. No les valen otros nombres y seguirán hablando de bautismos y comuniones a los que agregarán simplemente la palabra civiles o laicos. Un ejemplo muy claro de testarudez olímpica lo tenemos en que, a toda costa, había que dar el nombre de matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo. No les valía ninguna otra aunque prácticamente tuviera los mismos efectos jurídicos que reclamaban. Aunque la palabra matrimonio indica complementariedad y se refiere a la unión de dos personas que se complementan entre sí, se obstinaron en aplicarla también a esas otras uniones donde no hay posibilidad de ningún tipo de complemento humano. A ver lo que tardan en exigir que se les deje utilizar los templos o las iglesias parroquiales, para celebrar esos actos laicos en idénticas condiciones y con el  mismo boato que los católicos.

Gijón, 5 de enero de 2012

José Luis Valladares Fernández

32 comentarios:

  1. Podían ya echarle un par de narices, amigo José Luis, en su afán de dar un carácter profano a lo religioso, organizando un Calvario laico que incluyera la crucifixión de algún concejal "avanzado".
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tío Chinto de Couzadoiro:

      Yo creo que no pretenden dar carácter profano a lo religioso: más bien tratan de manera maliciosa, dar carácter religioso a la que es meramente profano.
      No, pero para crucificarse no hay aún nadie dispuesto entre esa prole laicista.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Frutas de este mundo nuestro que está como una regadera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trecce:

      Más que porque estén como regaderas, lo hacen con verdadera malicia y con el ánimo de ofender.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Bueno, su artículo, como siempre, fabuloso, una elegante estela de prosa que redunda en verdades como templos, bien expuesto y razonado. En este país nuestro ya estamos curados de espanto, y nada nos puede coger ya por sorpresa. Es el nuestro un país de mucho salero, por lo que se ve, de mucha pandereta y trasiego de "comicidad". Todo vale, aquí el libre albedrío parece que nos encanta. Ya me pareció alucinante lo de la fiesta de Moros y Cristianos, que había que eliminarla para que gentes musulmanas, de otras creeencias y credos, no pudieran sentirse ofendidos. Lo de este país es puro cachondeo, es como si los gobernantes se hubieran ido de vacaciones mientras una banda de facinerosos comienza a cambiar las leyes y hacer lo que les da la gana, ahora que los gobernantes se han ido, ¡aprovechemos! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VÍCTOR VIRGÓS:

      Para con los católicos, no hay miramientos. Pero eso sí, a los musulmanes no se les puede contrariar en nada y todo se vuelven agasajos y parabienes para ellos. No se dan cuenta que, cuando sean mayoría, les van a obligar a rezar mirando hacia la meca. Y si se niegan, ya saben lo que les espera.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Encima envidiosos.

    Hombre, el matrimonio civil es muy anterior y tiene su importancia a efectos legales y jurídicos, pero eso es una cosa y otra muy distinta eso que señalas de "bautizos y comuniones" civiles, una especie de quiero y no puedo cuando no directamente una burla de las creencias del resto, no le encuentro otro sentido, pero la relajación de las costumbres afecta a la propia Iglesia con no pocos casos sonados, y ahora me viene a la mente el de los comulgadores de bollos amigos de Bono...

    Un abrazo, JL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribeluca:

      Lo malo del matrimonio civil entre personas de distinto sexo,es que quieren parodiar al cristiano. En algunos, solamente les falta celebrarlo dentro de una iglesia.
      En cuanto a los comulgadores de bollos, ya se sabe: hay católicos practicantes, católicos no practicantes y practicantes no católicos entre los que se encontraría el inefable Bono.

      Un abrazo Maribeluca

      Eliminar
  5. Se ha perdido el Norte.Y la verdad el abismo esta mas cerca de lo que se pueda uno imaginar.Pobre Nacion y pobres Subditos.A merced de unos titiriteros politicos.un buen post pues no sabia nada de esta carnavalada.un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agustín:

      Aquí, este tipo de carnavaladas está a la orden del día.

      Saludos cordiales

      Eliminar
  6. Muy bueno, Jose Luis. Y que nombren a Zerolo obispo de Calasparra, ya de paso.

    Todo esto se resume en una sola palabra -con perdón- : Gilipollas sueltos...

    Un abrazo y paciencia..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Candela:

      Buena idea vestir a Zerolo de obispo. Seguro que sería una estampa muy maja.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. José Luis mí opinión es que ni sistemas, ni padres ni absolutamente nadie debería imponer nada. Cuando uno alcanzara la mayoría de edad que decidiera por sí mismo, si quiere ser bautizado, tomar la comunión, hacerse cristiano católico y no sé cuántas cosas más, o por el contrario ortodoxo, protestante, laico ateo, no profesar religión alguna sea lo que sea pero decidir por uno mismo. Y en cuanto a lo de los matrimonios opino lo mismo cada cual que se case por el ritual que quiera, pero también te digo que dentro o fuera. Si no aceptan las condiciones de la religión católica que tampoco hagan el pantomina y se aprovechen y saquen beneficio de ella y de lo que les interesa, que listos y espabilados en este país hay muchos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa Hernández:

      Lo normal es precisamente que cada uno adopte la postura ideológica y religiosa que quiera. Nadie en absoluto tiene bula para obligar a otros a comportarse de una manera determinada en cuanto a su forma de vida. No vivimos rodeados de islamistas fundamentalistas que impongan una religión y cada uno es muy libre de adoptar una o ninguna.
      Yo lo que critico es que quieran dar aires religiosos a actos que son meramente profanos.

      Un abrazo, amigo Rafa

      Eliminar
  8. Esto es como las misas negras pero en cutre y soso. A mi cuando organicen orgías y eso que me avisen que asistiré encantado con mi cámara y lo colgare el internet para solaz de todos. La política de izquierdas no es política, es religión. ¿Como llamar si no a lo que promete y promete pero nunca se ve?. Prometen el paraíso en la tierra pero solo se ve ruina y muerte, sin embargo piden la fe del carbonero y que se siga creyendo en ellos. Pues eso, religión pura, por eso no quieren otra cosa que liquidar la competencia, como toda multinacional que se precie.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  9. Zorrete Robert:

    Todavía hay mucha gente que esperan en vano el famoso paraíso soviético, que, por los resultados que conocemos, se trata más bien de un infierno. Pues al final, como tu bien dices, no hay más que ruina y miseria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. No estamos, amigo Jose Luís, sino ante una serie de desarrollos totalmente anormales de rituales propios de un sistema autocrático en el que el nuevo Díos, la Democracia no es sino una forma más de discriminar a una parte de la población en favor de otra.

    Yo,q ue considero muy fracasada nuestra democracia, pues mientras no vea un malversador o un politicastro culpable totalmente hundido en la miseria no podré cambiar de opinión, pienso que éstos ritos son el calro ejemplo de que España se encamina a la temida y estúpida democradura.

    Una suerte de democracia de los adeptos al Estado que podran disfrutar de todo en detrimento de los que profesen una religión, estén en contra de una determinada ley o simplemente enuncien su desacato a que su hijo sea bautizado con el aspersor como acertadamente ilustras tu post.

    Son cosas que muestran la degeneración moral de un país que, lejos de solucionar los problemas que ya tiene, crea otros nuevos para tapar aquellos. Cómo siempre, la cabeza de turco el cristianismo, mientras se les pone dura con el islamismo. Todo ésto acabará donde debe, con los titiriteros de esas reformas empalados por ser, cómo lo es Cerolo, de la otra acera ( o del otro ritual).

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. C. S. Peinado:

      Creo que vamos a tardar en ver que se piden también responsabilidades civiles e incluso penales a los políticos malversadores de nuestro dinero. Y mucho menos que tengan que devolverlo.
      En cuanto a los miembros de la ceja y a los titiriteros me extraña que no se hayan dado cuenta de que si todo sigue el curso que van tomando los acontecimientos, terminarán entrando descalzos a la zona que los islamistas tengan fijada para los rezos. Los cristianos, en cambio, no obligan a nadie a rezar.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola José Luis.
    Bueno no sabia yo nada de esto, jajajaja.
    Valla esto es inventar,el negocio será, digo yo.
    Yo bautice a mis hijos por presión familiar, si no ni los bautizo, la comunión de mis hijos también, mi casamiento por el juez de paz y mi divorcio todo un negocio de buitres de la justicia y hacienda.
    En fin cada uno lo mirara según, eso si me ha sorprendido.
    Un abrazo amigo J.L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E..P..

      Lo bueno sería que cada uno actuara según sus ideales y creencias. Pero me parece absurdo que si abominas del cristianismo, quieras imitar su actos y sus ceremonias. Me parece absurdo que quien se casa por lo civil porque es lo que le va, que ande con pejigueras para que le dejen una ermita o capilla de esas que hay dentro de algunas propiedades privadas, para realizar la boda allí o el simulacro de la boda.
      Y los bautismos, solo el hecho de intentar llevar a cabo un bautizo laico ya es de por si una solemne majadería.

      Un abrazo amigo E..P..

      Eliminar
  12. Tu blog ha sido propuesto para optar al “Premio Libertad de Expresión en la Red”.
    Un abrazo.

    http://rebuznometro.blogspot.com/2012/01/premio-libertad-de-expresion-en-la-red_23.html

    ResponderEliminar
  13. Personalmente a veces dudo si he muerto o vivo,pues tanta locura no puede existir pero es así.¿Vivo?¿Esoy muerto?En cuanto a la libertad de expresión yo tengo muchos problemas con mis blogs y me están obligando a cerrarlos con métodos sibilinos.Cuidado que estamos muy censurados, si no apoyamos al sistema perverso no existiremos.Un abrazo y feliciades por el buen artículo.

    ResponderEliminar
  14. Miyares:

    Es evidente que las críticas les sientan muy mal a los de arriba. Y si quieren que nos les critiquemos que se comporten como Dios manda. Lo único que debemos tener cuidado es en no insultar ni faltar a la verdad. Así que si les sienta mal, es que no tienen la conciencia tranquila.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  15. En la carrera poor erradicar el catolicismo en España se han alcanzado cotas de frikismo jamás visto e impensables en cualquier otro país donde no exista una izquierda tan retrógrada, decimonónica y anticlerical como la que aquí padecemos.
    El "bautismo civil" es una muestra más de que el odio,la inquina y la bilis son tan poderosas en esta caterva, que hace que se deslicen por el más profundo de los ridículos sin pensarlo.
    Pobre gente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tan friki. La idea está bien planeada y curiosamente aprendieron de los mismos religiosos (no sé de donde aprenderían los cristianos).
      Sabemos que las fiestas de navidad se celebraban en Roma en honor a Jupiter. También en Canarias, los antiguos guanches adoraban al Pino como árbol sagrado, hoy la virgen del Pino es la patrona de Gran Canaria.
      Y así muchos ejemplos.
      Que los políticos "borren" la fiesta religiosa poniéndole su propio nombre no es más que continuar con la misma práctica.

      Eliminar
    2. Natalia Pastor:

      Hay varios tipos de ciudadanos españoles: unos no creen en nada; otros profesan una religión distinta a la de los católicos; los hay que son católicos practicantes; otros son católicos no practicantes. Pero cosa curiosa, hay otros que practican y no son católicos. Cosas veredes

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Yo viviendo cerca de Redondela y sin enterarme de que en la villa de los viaductos habían asumido también la pompa en los "bautizos" laicos, que también se han sumado a la carrera de caricaturas que de lo católico se viene haciendo en este país antes llamado España.
    Esperemos que la Chacón o Rubalcaba se pongan a oficiar cada uno de ellos su misa laica particular, como liturgia de primarias. A lo mejor aún se les aparece Satán.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xesús López:

      Pues sí, tienes ahí bien cerca una empresa que se dedica a organizar esas carnavalas por todo lo alto.
      De Rubalcaba y de Chacón se puede esperar cualquier cosa.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Esto no es mas que otra forma de rizar el rizo hasta conseguir hacer de un pelo lacio y liso un tirabuzón, estos aburridos de la vida empanaos mentales meten el dedito en su cabello y comienzan a darle vueltas, mientras, con la otra mano hacen pildorillas de su nariz y al tiempo maquinan como meter algún dedo sobrante en el ojo de algún cristiano.
    Un abrazo Jose Luis, me considero ateo pero me repatea esta persecución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CASASREALESDESNUDAS:

      Es que lo que hacen esos progres es de risa. Si no se consideran católicos ni de ninguna otra religión, que vivan su vida. La libertad de cada uno para ser creyente o no creyente es inalienable. Cada uno puede ser lo que quiera, y no por eso es menos digno o menos persona que el que se considera creyente. Para algo somos -o debiéramos ser- libres. Pero me parece una solemne chorrada no creer en una religión, y que imites sus ceremonias y ritos.

      Un abrazo

      Eliminar