domingo, 3 de junio de 2012

SUBIDAS FISCALES Y DÉFICIT PÚBLICO


Los ingresos del Estado proceden mayoritariamente de los impuestos, que pueden ser directos e indirectos. Y una buena parte de ellos corren a cargo de los simples ciudadanos, y se recaudan principalmente  a través del IRPF y del IVA. Hay veces que  el Gobierno de turno necesita hacer caja inmediatamente para mantener equilibradas las cuentas públicas. Entonces, si la urgencia de dinero es perentoria, opta casi siempre por subir la presión fiscal, pero eso si, después de preparar debidamente el ambiente. Y suelen hacerlo, indicando que se trata de una subida de impuestos temporal y afirmando sin el menor recato que nuestra presión fiscal es de las más bajas y que, en consecuencia, pagamos menos impuestos que los vecinos de los países de nuestro entorno.

Semejante falacia fue utilizada profusamente por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero cuando subió el IVA dos puntos, eliminó la deducción anual de los 400 euros en el IRPF, suprimió sin más la deuda hipotecaria en la vivienda y aumentó los impuestos especiales a la gasolina o el tabaco. ¿Quién no recuerda la expresión de José Blanco: "si queremos unos servicios públicos y unas infraestructuras que estén a la altura de los países más avanzados, no podemos seguir teniendo el IVA más bajo de Europa", que pronunció en el Club de Encuentro Manuel Broseta de Valencia, en el transcurso de una conferencia?

Y fue el actual ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro el que, sin ponerse colorado, repitió la misma memez de Blanco. Fue el pasado día 16 de mayo, en unas jornadas sobre presupuestos cuando Montoro aseguró descaradamente que “el nivel de presión fiscal en España es realmente absurdo”. Quizás busque con semejante frase, preparar debidamente a los de siempre, a los asalariados y a los pensionistas, para exprimirles un poco más, exigiéndoles un nuevo esfuerzo fiscal, ya que los ingresos procedentes de los impuestos siguen desplomándose continuamente.

Claro que, como escribió Calderón de la Barca, “En la vida todo es verdad y todo es mentira”; o, como afirmó más tarde  Ramón de Campoamor, “nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. Si no entramos en otras consideraciones y comparamos sin más los tipos de IVA que soportamos en España, está muy claro que somos uno de los países que menos pagamos por este concepto. Solamente Chipre y Luxemburgo, con un tipo general del 15%,  estarían por debajo de nosotros. El tipo general de España es del 18%, mientras que Alemania, los Países Bajos y Grecia están en el 19%; en el Reino Unido se despachan  con el 20% y en Bélgica con el 21%; en Francia hasta ahora estaban en el 19,6%, pero subirán al 21,1% a partir del próximo día 1 de octubre.

Vistas así las cosas, estamos un 2,9% por debajo de la media europea que alcanza actualmente  el 20,9% para el tipo máximo. De todas maneras, el termino “presión fiscal” no guarda relación alguna con los tipos impositivos que pueden ser más altos o más bajos. Pues la recaudación tributaria estará siempre en consonancia con el estado de la actividad económica. Cuando esta actividad está deprimida, esa recaudación se reducirá de acuerdo con la reducción que experimenten  las bases imponibles sobre los que se aplican dichos tipos. Y esas bases imponibles han venido cayendo sistemáticamente desde el año 2008.

Hay que tener en cuenta que la presión fiscal no guarda relación alguna con el esfuerzo fiscal. Se puede tener una presión fiscal relativamente baja y, sin embargo,  soportar un esfuerzo fiscal demasiado alto. Todo depende del poder adquisitivo de cada país. Y está muy claro que el esfuerzo fiscal de los españoles es uno de los más elevados de Europa. El lugar que ocupamos en la lista de los países que cuentan con un salario mínimo fijado por ley es buena muestra de ello. Entre los países más representativos de Europa, tenemos a Dinamarca con 2.000 mensuales de salario mínimo; a Luxemburgo con 1.682,76, a Francia con 1.398,37 y al Reino Unido con 1.070 euros. Ese salario mínimo interprofesional en España se queda en 641,40 euros. La diferencia  con los países de nuestro entorno es francamente notable.

El ejemplo  de Dinamarca es paradigmático. La presión fiscal de Dinamarca es 49,24% más alta que la de España, pero el esfuerzo fiscal que soporta es un 19,4% más baja que la española.  Encontraríamos casos similares en Luxemburgo, en Austria, en los Países Bajos y en Noruega. El caso contrario lo encontraríamos en Bulgaria y en Rumania. La presión fiscal en estos países es inferior a la de España y, sin embargo, su esfuerzo fiscal es considerablemente más alto que el de los españoles.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), al que hemos de hacer frente todos los españoles, rompe todos nuestros esquemas fiscales y tributarios, ya que es superior al que se paga en Francia, en Alemania o en Italia. Con la última e inesperada  subida, el tipo marginal máximo de nuestro IRPF pasa del 45 al 52% y se convierte en el tercero más alto de toda Europa, por detrás  de Suecia y Bélgica y empatando con Holanda. Todavía son más escandalosos, claro está, los casos de los españoles  que cumplen con el fisco en las Comunidades Autónomas de Cataluña, cuyo tipo máximo  es del 56%,  en Asturias que es del 55,5%, en Andalucía, Extremadura y Cantabria que es del 55% o el de Valencia que es del 54%, superadas solamente por Suecia.

Hay que señalar que el número de españoles obligados a apechugar con el tipo marginal más alto del IRPF no pasará de ser meramente testimonial. Pero es exactamente lo mismo si nos atenemos al tipo marginal medio que, con toda seguridad, afecta a muchos más españoles. Mientras que la media de la Unión Europea, para este tipo, está en el 37%, en España llegamos al 45,8%. Podemos extender la comparación a otros países, alguno tan importante como Estados Unidos, y el resultado no es en absoluto más halagüeño. El tipo marginal medio de España estaría siete puntos por encima de Norteamérica y unos diecisiete puntos por encima de Brasil, Rusia, India y China.

Algo parecido ha pasado con las rentas del capital y del ahorro. Hasta el 31 de diciembre de 2009, tributábamos por los ahorros al tipo único del 18%. En esa fecha, José Luis Rodríguez Zapatero subió este impuesto y lo hizo en dos tramos, el primero de ellos hasta 6.000 euros y el segundo de 6.000 euros en adelante. El tipo aplicado durante los años de 2010 y 2011 fue del 19% para rentas de capital del primer tramo y de 21% para el segundo.

Al menos para los años 2012 y 2013, por decisión del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy se modifica también al alza la tributación sobre las rentas del capital y del ahorro y se añade un tramo más. Para las rentas inferiores a 6.000 euros se establece un tipo impositivo del 21%. Entre los 6.000 y los 24.000 euros, ese tipo será del 25%. Para las rentas del capital que superen los 24.000 euros se establece el tipo impositivo del 27%.  Con esta nueva imposición fiscal al ahorro, dejamos de tener unos tipos impositivos relativamente competitivos frente a los países de nuestro entorno y pasan a ser similares a los del Reino Unido y Alemania. Por lo que será poco menos que imposible atraer el ahorro y las inversiones exteriores que necesitamos imperiosamente para iniciar nuestra recuperación.

Con esta subida de impuestos se exprime otra vez más a la clase media, ya que va a cargar ella solita con el  85% del  incremento fiscal, destinado según parece a enjugar nuestro déficit público.  Y esto se va a notar claramente en el consumo interno que empeorará hasta límites insospechados y sin consumo no va a ser fácil salir de la crisis, ya que las economías privadas están prácticamente al límite de sus posibilidades. Hay que tener en cuenta, además,  que el déficit público proviene de un gasto público extremadamente alto y no porque los ingresos fiscales fueran demasiado bajos. Por lo tanto, esta considerable subida de nuestras cargas fiscales servirá exclusivamente para seguir manteniendo ese Estado tan sobredimensionado y tan ineficiente como  es el nuestro.

Gijón, 23 de mayo de 2012

José Luis Valladares Fernández

30 comentarios:

  1. Perfecto, José Luís. Clarita, clarita la diferencia entre presión fiscal y esfuerzo fiscal.
    El Gobierno, presa del Síndrome de Estocolmo, es rehén de las recetas socialdemócratas, pero más impuestos, como queda... quedó y quedará... demostrado, es lo mejor que puede hacerse para acabar de dar la puntilla a este país.

    Algunos creen que así se recauda más.

    Un saludo y que pases un feliz Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Herep:

      Las subida de impuestos en países que ya andan escasos de dinero es contraproducente, porque disminuye el consumo y hay por tanto menos actividad. Y al caer el consumo, el Estado recauda menos. Es la pescadill que se muerde la cola

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con usted.
    Si bien es cierto que para tener unos servicios públicos de calidad la recaudación tributaria también ha de ser alta, no es menos cierto que escudándose en esa afirmación se recurre al aumento sistemático de los impuestos, que acaba pagando el ciudadano medio, mientras que los que mas deberían pagar tienen su dinero en paraísos fiscales y cuentas en el extranjero; y todo esto con el beneplácito del gobierno español y europeo.
    Gracias por este interesante e instructivo artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex de la Cuesta:

      Así es, el ciudadano medio, lo que vulgarmente conocemos como clase media, son o somos los que siempre pagamos el pato. Pagamos los impuestos y nos controlan hasta el último céntimo que ganamos. Los que más tienen, o tienen su dinero en paraísos fiscales, o han constituido sociedades o fundaciones, para pagar menos impuestos.

      Saludos cordiales

      Eliminar
  3. Desde Bruselas -donde han perdido el oremus...-, pretenden que se suba el IVA -lo que hundiría más el ya paupérrimo consumo...-, y que se eliminen las desgravaciones fiscales por la compra de vivienda -¿cómo piensan estos cráneos privilegiados dar salida al 1.000.000 de pisos sin vender?-, en una nueva vuelta de tuerca al famélico bolsillo de los ciudadanos.

    La solución no pasa por la presión impositiva si no por la reducción de gastos:eliminación de diputaciones,fusiones de ayuntamientos, supresión de las televisiones autonómicas, reordenación del modelo de Estado y de los diecisiete reinos de taifas...

    Pero la casta política no está por ello...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Natalia Pastor:

      Yo creo que en Europa, y aquí en España, han cogido el camino equivocado para eliminar el brutal déficit que tenemos. Con impuestos altos, la gente se queda sin dinero sobrante para gastar y así disminuye el consumo y con él la cantidad recaudada por el Estado.
      Lo que tienen que hacer, querida Natalia, es dejar de templar gaitas y eliminar gastos, menos coches oficiales, menos visas oro, fuera cargos inútiles y fuera televisiones públicas.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Teniendo en cuenta que Extremadura y Cataluña han aplicado la mayor subida fiscal.

    Las comunidades autónomas cerrarón 2011 con un déficit del 2,9% sobre el PIB.

    La crisis a echo que las autonomías suban los impuesto, pongamos el ejemplo de extremadura una comunidad donde el paro desde hace muchas décadas hace estragos y su nivel de pobreza es la más alta de todas las comunidades, subir más lo impuestos es de lo más cruel, además de afectar al consumo ya que si no hay un €uro para gastar y encima suben los impuesto es toda una imprudencia y una irresponsabilidad ( lo que llamo chapuza gestora).

    Los impuestos más ligados a la inmobiliaria es abusivo, de este modo es imposible en adquirir una vivienda, más con casi 3 millones de vivienda por vender tanto nuevas como de segunda mano (otra chapuza).

    Otra es el céntimo sanitario, aparte de cotizar, muchos hemos cotizado toda la vida encima tenemos que pagar nada más pises sanidad, (más chapuza).

    Y todo para seguir haciendo lo mismo y no llegar a ningún lado, (es mi forma de ver y no quiere decir que lleve toda la razón).

    Subir impuesto al mismo tiempo que crece el paro y la miseria de este país no lo veo claro, tampoco veo claro que encima se bajen sueldos, mientras tenemos una CASTA con más coches oficiales que USA y se paguen de nuestros bolsillos subvenciones millonarias a empresarios ricos y a ricos con sus trampas legales como ejemplo la Duquesa de Alba, una de tantos.

    Tenemos Guipuzcoa (donde vivo, un lugar maravilloso)tiene el IRPF más alto de todo el estado, claro está que el nivel de paro acá es más bajo y hay menos miseria, aun así vivir acá es caro.

    En todo esto ¿quienes pagan o tributan?,otra injusticia chapucera propia de bandoleros de estados y gestores...Sicav echo para ricos como Botin, Koplowitz y tantos otros unos 90.000 sinvergüenzas que encima son subvencionados de una forma u otra con nuestro dinero, "estos no pagan" sin olvidar al indeseable dueño de ZARA que paga 0,80 centimos por 12 y 14 horas de trabajo a niñ@s en países tercermundistas ganando una multimillonaria cantidad de dinero como este hay unos cuantos también de este país.

    De una forma u otra juegan con nosotros, nos toman el pelo, pagamos los de siempre para que vivan los de siempre,....a mi que me vengan con cifras y a seguro que acabo con la tontería y eso que no soy economista.

    Mucha trampa hay en las autonomías pero no olvidemos que halla donde han mandado la CASTA han echo que el ciudadano sea más pobres y ellos más ricos....que sigan subiendo impuestos haber si explota todo esto de una vez, la clase media, la burguesa y la misera y se comen el Sicav y sus ricos.

    Un abrazo amigo José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las subidas de impuestos a los ciudadanos de a pié no solamente es de lo más cruel, como tu dices. Es además un enorme disparate. Si la gente ya anda escasa de dinero para llevar una vida ordinaria, sin nada extraordinario, tiene que mirar con lupa sus gastos y, en consecuencia, no puede consumir apenas. Y resulta que a la hora de la verdad el Estado va a recaudar menos dinero que antes de subir los impuestos. Al ciudadano no se le puede acosar con impuestos, porque si le sobra dinero, consume y entonces el Estado recauda más. Y con esas subidas de impuesto, sean de IVA o de IRPF, ahogan la economía, ni se gastará ni se ahorrará, y como resultado habrá menos dinero para el Estado.

      Un abrazo amigo E..P..

      Eliminar
  5. Tampoco nuestros sueldos están a nivel de los grandes de Europa si es por eso, pero lo dicho, la presión fiscal elevada frena el consumo y fomenta la economía sumergida que por otra parte pretenden combatir...ya sabemos que la prisa nunca es buena consejera y ese es uno de nuestros principales problemas- y ciertas reformas como la laboral necesitan un recorrido al menos a medio plazo para ver si funcionan- pero tampoco parece que el incremento del IRPF haya dado los frutos apetecidos, antes al contrario, y que está claro que se pueden recortar muchos más gastos superfluos de nuestra sobredimensionada administración antes que jorobarnos a los pobres paganinis...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que suele mirarse el tipo de impuestos que pagan otros países y lo compararan con los nuestros. Pero no se les ocurre mirar el poder adquisitivo de esos países y nosotros.
      Y de toda Europa, solamente Rusia, Portugal y Grecia tienen un poder adquisitivo menor que el nuestro. Alemania tiene más de doble que nosotros. Hasta Italia nos deja bastante atrás.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Subirán el IVA Jose Luis. En eso estan de acuerdo los grandes partidos, nos estrujarán al máximo antes de renunciar a sus cortijos autonómicos, se les ve venir.

    Pero yo no creo que la culpa sea de Bruselas, allí aprietan pero no te obligan a elegir de donde ahorrar, eso lo tengo claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Candela

      Ellos verán lo que hacen. A nosotros, si vuelven a subir el IVA, nos hacen la pascua; Pero el Estado termina perjudicado, porque disminuirá necesariamente el volumen de lo recaudado por los impuestos.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Totalmente claro, José Luis. Lo que nos cuentan los mandamases cuando suben impuestos son verdades a medias, es decir, aún peor que las mentiras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trecce:

      Es que la verdad, así al desnudo, resulta amarga la mayor parte de las veces.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. La viñeta que ilustra tu artículo, amigo José Luis, vale por todo un tratado de ciencia política, y prepara, gráficamente, las acertadas ideas que luego expones.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tío Chinto de Couzadoiro:

      Es lo que suele ocurrir realmente. El ciudadano trabaja sin descanso para hacer algo de dinero y viene el Gobierno y te lleva la mayor parte de lo que conseguiste a base de sudarlo.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Contra el vicio de pedir, está la virtud de no dar, de ahí que la economía sumergida vaya a más mientras el paro crece a velocidad exponencial. Cada vez cuesta más dinero soportar un mal llamado estado del Bienestar al que los que apechugamos cón una nómina tenemos que soportar siendo los últimos monos en beneficiarnos de él. Nuestros desgobernantes llevan demasiado mintiéndonos y haciéndonos soportar algo que no tenemos porque soportar ni merecemos en el fondo.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. C.S.Peinado:

      Es que España está llena de chiringuitos que fueron creados ni más ni menos, para ampliar los comederos públicos de los que viven descansádamente sin dar un palo al agua. Y claro, los que pagan el pato los ciudadanos de a pié.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. José Luis: Magnífica exposición en la que has plasmado con cifras y conceptos lo que intuímos los no expertos en economía.
    El denominador común de todo ello es que siempre acabamos pagando los mismos, hasta que ya no podamos hacerlo, cuando la asfixia económica y fiscal nos deje cianóticos de tanto apretar el cinturón: ¿quién consumirá en este país para alimentar el sector terciario, el más abundante? ¿qué harán nuestros políticos cuando dejen el país como un erial? ¿Les pagará sus prebendas Ángela Merkel, nuestra Führerin?
    Las recetas de Rajoy no están funcionando y sí nos están desmantelando aún más el país a cambio de nada: La paciencia tiene un límite y nuestro límite tiende a -0 (un número irracional) y España es un INFINITO/0, que nadie sabe lo que es. Ha llegado Zeus Y ha violado a Europa con sus cuernos de toro, como a la Maritere, pariendo directamente al Minotauro.
    Necesitamos a un Teseo y no a un Mariano para matar al monstruo en el laberinto de Cnossos; Ángela no nos sirve en el papel de Ariadna, porque hila muy fino la telaraña en la que está cayendo toda Europa, y nunca debimos cruzar los Pirineos sin elefantes, como anibal.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jano:

      No se si Teseo sería capaz se arreglar esto. Tendríamos que ayudarle a levantar la pesada piedra bajo la que Egeo, su progenitor, escondió su espada. Y aún así no se si sería capaz de matar al mostruo que nos tiene presos.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Una vez mas un riguroso y excelente post,En fin la subida del IVA,Esta mas cerca que nunca,para nuestros maltrechos bolsillos,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agustín:

      Como Rajoy suba el IVA, se equivoca rotundamente, ya que los ciudadanos reducirían aún más el consumo.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Sí, siempre se excusan, para desangrarnos, que pagamos menos que los vecinos europeos, pero ninguna recuerda, que salvo los políticos, el pueblo no tiene los sueldos que paga el resto de Europa. Eso se les "olvida" siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xad Mar:

      Pero podían darse cuenta de que no somos tontos y que nos damos cuenta de la picia.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola, José Luís:
    Aún creo que el IVA nos pueda ahogar más todavía. Su aumento va a arruinar a más gente y no se va a traducir en un mayor consumo. La gente se aprieta el cinturón y difícil lo tiene el Gobierno si cree que el dinero puede aflorar así como sí por medio de su ingreso en una entidad bancaria cuando ya no se sabe cual pueda ser la que permanezca sin estar manchada por las preferentes.
    Y después hay algo más que puede quedar fuera de todo análisis: las viviendas han bajado de precio, pero el IBI va a subir partiendo de unos valores catastrales que ya no se ajustan, nunca se ajustaron a la realidad.
    Y el Impuesto Sucesorio, de raiz completamente inmoral, que convierte toda propiedad en máquina recaudatoria al servicio del Fisco, que incluso puede servir para diseñar una ruína total de las familias.
    Al PP le falta la inteligencia de Esperanza Aguirre y de algún otro barón o baronesa que pueda haber en el organigrama. Pero en algunas de las autonomías por ellos gobernadas no han cumplido con el programa electoral.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xesús lópez:

      No lo dudes, que una subida del IVA ahora, acabaría por estrangular nuestra economía, ya que la mayoría de los hogares reducirían aún más su consumo, y se reduciría notablemente los ingresos por impuestos. Las familias andan ya muy mal, no les queda para consumir y ni para ahorrar.
      Y el ahorro y el gasto consumiendo es lo que nos hace crecer. Y si ni hay ahorro, ni se consume terminamos en la recesión, que es lo que nos está pasando.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Me ha gustado muchísimo leerte y entender lo clarito que lo explicas, si señor! Y empecé a leer porque el dibujo hablaba tan claramente que me conmovió. Pero lo que más pena me da es que sabemos bien lo que nos están haciendo, entendemos bien que nos están machacando y nosotros seguimos poniendo la otra mejilla y aceptando la paliza como si nada porque no vemos solución y porque nos resignamos como débiles gilipollas, porque qué podríamos hacer???????? Yo estoy tan decepcionada que no veo ninguna luz.

    ResponderEliminar
  15. Beatriz Sala:

    En realidad lo tenemos muy complicado. Porque tenemos que luchar hasta contra los elementos. La solución estaría en que nos concienciáramos y cuando llegan las elecciones votáramos todos prescindiendo del corazón y dejándonos llevar de lo que nos dice la cabeza. Pero no es así. Una inmensa mayoría votan con el corazón obviando cualquier otra consideración y así nos va.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  16. Y...sin embargo a los defraudadores,les premian con la amnistía fiscal
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. rosana:

    Las arcas públicas no deben tener nada más que telarañas y por allegar algo de dinero hacen malabarismos. El estar tan empufados hasta las cejas es lo que tiene, que hasta tienes que arrastrarte por el suelo.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar